XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Tristes trópicos (1955). Claude Lévi-Strauss



"Si el individuo ya no está solo en el grupo y cada sociedad ya no está sola entre las cosas, el hombre no está solo en el universo. Cuando el arco iris de las culturas humanas termine de abismarse en el vacío perforado por nuestro furor, en tanto que estemos allí y exista un mundo, ese arco tenue que nos une a lo inaccesible, permanecerá , mostrando el camino inverso al de nuestra esclavitud, cuya contemplación – a falta de recorrerlo - procura al hombre el único favor que sabe merecer: suspender la marcha, retener el impulso que lo constriñe a obturar una tras otra las fisuras abiertas en el muro de la necesidad y acabar su obra al mismo tiempo que cierra su prisión; ese favor que toda sociedad codicia cualesquiera sean sus creencias, su régimen político y su nivel de civilización, donde ella ubica su descanso, su placer, su reposo y su libertad, oportunidad esencial para la vida, de desprenderse y que consiste - ¡adiós salvajes! ¡adiós viajes!- durante los breves intervalos en que nuestra especie soporta suspender su trabajo de colmena, en aprehender la esencia de lo que fue y continúa siendo más acá del pensamiento y más allá de la sociedad: en la contemplación de un mineral más bello que todas nuestras obras, en el perfume, más sabio que nuestros libros, respirado en el hueco de un lirio, o en el guiño cargado de paciencia, de serenidad y de perdón recíproco que un acuerdo involuntario permite a veces intercambiar con un gato".


Así termina Tristes trópicos (1955)... es una de las narrativas más sensibles, tristes y bellas que haya escrito un antropólogo y es al mismo tiempo un tratado de filosofía, un informe etnográfico, una historia colonial y un mito profético.
Otro lujo... (y no soy estructuralista)


4 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

sin duda una maravilla, con un presagio de final alumbrado en su tristeza... Un abrazo!

María dijo...

Sí Josef, en cuatro palabras sintetizaste mucho de lo que sintió el autor a partir de su experiencia de viaje. saludos!

azpeitia dijo...

Si llegas a leer un poco mi página...cuantas coincidencias...compañera de viaje argentina...un abrazo desde la vieja esapaña de azpeitia

María dijo...

Otro abrazo y saludo, azpeitia!