XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Ver



¿Por qué la fascinación? Ver supone la distancia, la decisión que separa, el poder de no estar en contacto y de evitar la confusión en el contacto. Ver significa, sin embargo, que esa separación se convirtió en encuentro. Pero ¿qué ocurre cuando lo que se ve, aunque sea a distancia, parece tocarnos por un contacto asombroso, cuando la manera de ver es una especie de toque, cuando ver es un contacto a distancia, cuando lo que es visto se impone a la mirada, como si la mirada estuviese tomada, tocada, puesta en contacto con la apariencia?


(Maurice Blanchot, El espacio literario. In: Arfuch, 2006, p. 58)

2 comentarios:

néstor dijo...

Pensaba, mientras leía el texto, qué estaría mirando la niña de la foto. Y pensaba también, qué ve la mujer, que ha dejado de ser niña, cuando mira la foto. De ser posible el contacto del que habla Blanchot, sería como un toque que pone en jaque al tiempo, una coexistencia entre pasado y presente, una fascinación más del poder de la palabra. Por eso tal vez el espacio sea literario.

Bellísimo fragmento, como todo lo que ha escrito este franchute.

un beso

María dijo...

Néstor: la niña estaba mirando (fascinada) el agua cordobesa. Y qué ve (aún) la mujer mirando esa foto...JUSTO LO QUE VOS DECIS, y tambien a un padre joven con su olimpus querida, veo una mallita verde, una cadenita de oro con una medallita de nacar de la Virgen del Pilar, y unos bracitos frágiles tambien.

Un beso, y GRACIAS